Estructura del Plan de Negocios: los cinco errores que hay que evitar

Descubre cómo evitar errores comunes al elaborar la estructura de un plan de negocios y obtiene un plan que te ayudará a alcanzar el éxito.

Al elaborar la estructura de un plan de negocios, existen algunos errores que son bastante comunes y pueden ser muy perjudiciales para el negocio. La buena noticia es que, teniendo atención al detalle y con los siguientes consejos, es posible evitar todos estos erros y conseguir un plan claro, eficaz y tangible.

Al lanzar o reformular un proyecto, es esencial hacer un buen plan de negocios. Para que este cumpla con su propósito y ayude a que el negocio alcance el éxito, es necesario evitar algunos de los errores más comunes. ¿Quieres saber cuáles son los errores al elaborar la estructura de un plan de negocios?

Incerteza sobre el modelo de negocio

La base de todos los negocios se asienta en una premisa: definir el modelo de negocio. Tener un producto con potencial no es sinónimo de éxito, ni es suficiente para definirlo. Cuando elaboras tu plan de negocios debes tener bien definidos algunos aspectos. Para evitar este error, intenta responder a algunas cuestiones que definen verdaderamente el modelo de negocio: ¿Cuál es mi oferta de valor? ¿Quiénes serán mis clientes/objetivo? ¿En qué canales voy a comercializar mi producto? ¿En qué mercado se inserta mi producto?

Poco conocimiento sobre el mercado/consumidores

Al igual que la incerteza sobre el modelo de negocio, otro error común es no profundizar sobre los conocimientos del mercado y los consumidores. Muchas veces, conocer un producto o tener proximidades con este, no significa que sepamos lo necesario para montar un negocio a su alrededor. Haz un análisis del mercado y de los consumidores y, con esa información, revisa lo que es necesario para definir estrategias más consistentes.

Falta de datos y trabajar con base en suposiciones

Esta es una de las mayores barreras para elaborar un plan de negocios claro: el “creómetro”. Desconéctalo, ya. Seguir la intuición o asumir suposiciones, al contrario que trabajar con base en datos inequívocos, puede ser fatal para la vitalidad de cualquier negocio. Ten siempre en mente que estás invirtiendo tiempo y dinero en tu negocio. Para que ninguno de ellos se gaste en vano, opta por tomar decisiones sustentadas en datos concretos y comprobados.

El exceso de optimismo y la ausencia de riesgos

Ser positivo y optimista es importante, pero no puede guiar las decisiones. Aunque confíes en el éxito de tu negocio, es importante mantener “los pies en la tierra”. Paralelamente con el exceso de optimismo, es un error común ignorar los potenciales riesgos del negocio. Cuando elabores el análisis DAFO, afianza todos los potenciales riesgos. Para que no te cojan por sorpresa, sigue la máxima inglesa “hope for the best, expect the worst”.

Ignorar a la competencia

Una buena parte de conocer el mercado donde queremos entrar es conocer nuestra competencia. Y, a veces, es necesario abrir los horizontes para conocerla toda, aunque no lo parezca a primera vista. Una vez identificada la competencia, no la subestimes. No existen productos o servicios sin competencia, conoce la tuya y prepárate para la competitividad.

El blog Business at Speed es una referencia obligatoria para aquellos gestores que quieren mantenerse actualizados en temas de competitividad y excelencia empresarial.