8 mitos del cloud que alejan a tu empresa del éxito

1º MITO: LA NUBE ES MENOS SEGURA Y PERMITE FILTRACIONES DE INFORMACIÓN

Algunas empresas tienen miedo de que, al almacenar y analizar sus datos en la nube, estén corriendo el riesgo de que se filtre alguna información. Esto es así porque, al contrario de los servidores físicos en la propia empresa, los datos se almacenan en internet a través de proveedores de servicios Cloud.

Sin embargo, la proximidad física no es sinónimo de mayor fiabilidad y seguridad. Los servidores locales dentro de la empresa pueden también ser objetivo de hackers o de robos físicos en la oficina, además de ser vulnerable a las condiciones atmosféricas, como la humedad o el calor. “La mayoría de los grandes fallos de seguridad de los últimos años tiene su origen internamente y no en la nube”, señala el CTO de la empresa de ciberseguridad Imperva, Amichai Shulman en declaraciones a la BBC.

Al igual que los propietarios de los datos, los proveedores de servicios cloud están centrados en mantener la nube protegida de las miradas ajenas. Después de todo, la seguridad es esencial para la prosperidad de un negocio. Por eso, esas empresas invierten diariamente en mejorar la seguridad del cloud, estando los datos de las empresas tan o más seguros que en los casos en los que se guardan internamente.

 

2º MITO: PUEDO PERDER TODOS MIS DATOS EN LA NUBE

Otro mito relacionado a la seguridad en el cloud es la pérdida permanente de datos, resultante de robos o con otro tipo de incidentes. En realidad, la nube permite mecanismos de fiabilidad que permiten la recuperación segura de los datos. Al no depender de servidores internos, la nube garantiza que sus datos permanezcan accesibles incluso cuando las infraestructuras físicas sufran daños. Piensa, por ejemplo, en un documento guardado solo en tu desktop de trabajo: si el PC es destruido en un incendio, habrás perdido definitivamente tu documento; si haces una copia de seguridad en la nube, no estarás dependiendo de un único punto de hardware.

Además, la nube facilita la creación de copias de seguridad de datos, mostrándolos en la red del proveedor de servicio. Los datacenters tienen también servidores en varias localizaciones geográficas en una redundancia física que aumenta la seguridad de los datos. En este sentido, incluso si hay problemas en el servidor de la nube (o si hay necesidad de mantenimiento o actualizaciones), será posible acceder a versiones de copia de seguridad.

 

3º MITO: LA CONEXIÓN A LA NUBE ES DÉBIL Y LENTA 

Estar en la nube es sinónimo de tener una conexión constante a internet, ya que solo así tu empresa podrá comunicarse con los servidores de cloud. Además, la velocidad de la tecnología en cloud depende de la banda ancha existente y de la calidad de la conexión a internet. Los países con peor infraestructura de redes y servicio de internet acaban por tener una peor experiencia de computación en cloud.

Sin embargo, la banda ancha en España es de buena calidad, sobre todo en la red fija. Un test internacional de la velocidad de conexión a internet en tiempo real, realizado en octubre de 2017 por la empresa Ookla, situó al acceso nacional por red fija en 18.º posición (de un total de 129 países). En caso el caso de la red móvil, España se queda en la 31.º posición, entre 123 países (estos datos se actualizan continuamente y las cifras pueden variar dependiendo de la fecha de su visualización). Con una buena calidad de acceso a internet, la conexión a la nube se ve beneficiada.

 

 4º MITO: EL CLOUD ES CARO 

Una de las grandes ventajas de la nube es el ahorro que supone a las empresas a largo plazo. Esto es así por una sencilla razón: las empresas dejan de tener que invertir tanto en hardware para almacenamiento, en un equipo dedicado a la IT y en la compra de programas con adquisición de licencias, eliminando costes iniciales y de mantenimiento. En el cloud, los costes de servidores o de aplicaciones SaaS (Software as a Service) aprovechan el efecto de escala y afectan los costes por los varios usuarios.

Un estudio de TSO Logic concluyó, por ejemplo, que la migración al cloud en una medida correcta (que vaya más allá del mero almacenamiento de datos) permite una reducción de costes alrededor del 36% para una pyme.

Pero para sacar el máximo partido de este potencial de ahorro, es necesario tener criterio en el análisis de las diferentes opciones disponibles en el cloud. Sugerimos que se compare las características al detalle de tu programa habitual con las aplicaciones SaaS disponibles y sopeses qué compensa más. Acuérdate también de anticiparse al crecimiento de tu negocio: comprueba los distintos planes de suscripción de SaaS ya pensando en el futuro. La mejor opción cloud es la que crece con tu negocio.

 

5º MITO: MIGRAR AL CLOUD ES COMPLEJO Y TARDA MUCHO 

“Traspasar los datos es un proceso lento porque requiere mucha banda ancha y horas de trabajo”, avisa Forbes en un artículo sobre la migración al cloud. Como son aspectos cruciales de tu empresa, la migración inicial al Cloud presupone alguna complejidad y cuidado, desde el análisis de requisitos y necesidades, la elección del proveedor, adaptación de procesos, modificación de la arquitectura en la nube y desplazamiento de datos.

No obstante, muchos de los posibles dolores de cabeza se evitan con la anticipación y planificación de todas las etapas para sus datos sean migrados con éxito (priorizando áreas). Si no posee un equipo interno y sólido de IT, elige criteriosamente una empresa en outsourcing que apoye, de forma segura, la migración. Es recomendable que se reúna ese equipo técnico con la gestión de tu empresa y los distintos administradores en cada nivel jerárquico. De esta forma, conseguirán definir la mejor estrategia y garantizarán que toda la empresa está preparada. En este sentido, la migración está asegurada, la operación gana escalabilidad y la gestión se hace online de forma más ágil.

 

6º MITO: CUANDO SE CAMBIA A CLOUD ES NECESARIO MIGRARLO TODO 

Migrar al cloud no es un juego de todo o nada. De hecho, lo más aconsejable es elegir una o dos áreas de tu negocio para empezar el cambio, de forma gradual y adaptarse poco a poco al mundo de la nube. Lo mismo se aplica al tipo de cloud: el tipo correcto para la empresa puede ser una combinación de las distintas posibilidades entre el cloud público (disponible como servicio para varios usuarios), el cloud privado (data centers en cloud gestionados por una única empresa) y la solución híbrida. Para saber más sobre las características y ventajas de cada uno de estos tipos de nube, lee la descripción hecha por Technavio, empresa especialista en estudios de mercado tecnológicos.

La consultora tecnológica Gartner recomienda en el Planning Guide for Cloud Computing, que las empresas tomen los servicios en cloud público como modelo para todos los procesos, cargas de trabajo y aplicaciones. “Elige el nivel de cloud privado adecuado para ti”, añade también el informe, señalando que es preferible dar preferencia a la virtualización y a la nube pública que construir una nube totalmente privada.

Así, es recomendable que hagas un plan gradual de cambio con una solución cloud que tenga la flexibilidad para crecer y adaptarse a las necesidades futuras.

 

7º MITO: EL CLOUD AÚN ES POCO MADURO Y LO MEJOR ES ESPERAR ANTES DE CAMBIAR 

Los servicios prestados en la nube (SaaS, IaaS – Infraestrucutre as a Service y PaaS – Platform as a Service) son cada vez más maduros por lo que la migración a la nube, debidamente integrada en una estrategia cuidada, permitirá más agilidad y diferenciación de la competencia. “Empieza ya a construir una estrategia “Cloud primero” si todavía no lo has hecho”, resume Gartner. Conseguirás trabajar con la tecnología punta, sin necesidad de alojar innúmeros recursos a un área que no es el núcleo del trabajo, a precios accesibles. La actualización automática de los sistemas, equipamientos y aplicaciones en la nube garantizan que estarás siempre a la par de la innovación tecnológica de forma automática, lo que te permite también producir mejor, prestar el mejor servicio o dar el mejor producto a los clientes de forma más eficiente.

 

8º MITO: LA NUBE ES PARA LAS GRANDES EMPRESAS 

Cualquier empresa puede sacar provecho de la nube y las pymes tienen mucho que ganar con la difusión de esos servicios: consiguen acceder a la tecnología y recursos que, de otra forma, no tendrían recursos para obtener. Este es una oportunidad para que tu empresa crezca, gane agilidad y solidez.

 

MITOS ACLARADOS, ¿Y AHORA QUÉ HACEMOS?

La nube es el futuro de los negocios y, en muchos casos, ya la usamos. Piénsalo bien: el correo, el almacenamiento en línea o muchas herramientas de texto o cálculo que usamos ya están en infraestructura cloud. Lo mismo ocurrirá para todas las áreas de negocio y aprovechando todo el potencial de libertad que la nube conlleva para las empresas.

Esta es la tendencia y el mundo de los negocios está caminando en ese sentido. Cuanto antes consigamos dar un paso en dirección a la nube, más fácilmente aprovecharemos el balance de la transformación digital. ¿Por qué no aprovechar el momento para empezar a transportar los datos y la gestión de tu empresa a la nube?

 

El blog Business at Speed es una referencia obligatoria para aquellos gestores que quieren mantenerse actualizados en temas de competitividad y excelencia empresarial.

Ve también…