Transformación digital y talento: cómo hacerlos compatibles en tu empresa

La necesidad de que las empresas abracen la transformación digital a sabiendas de todas las ventajas que ofrece en términos de productividad y competividad ha sido ampliamente discutida, pero también es fundamental recordar que solo cuando toda la organización esté completamente involucrada – y esto incluye a su talento – se producirá un profundo cambio que irá mucho más allá de la implementación de tecnología. El pensamiento estratégico debe abarcar todas las áreas y no solo al tren directivo.

La Unión Europea anticipó lo que podría interpretarse como una extraordinaria oportunidad de obtener mejores posiciones dentro de una empresa. Para el año 2020 prácticamente la mitad de los puestos de trabajo estará relacionada con el ámbito digital. Adicionalmente, alertó que para el año 2017 existían cerca de dos millones de puestos vacantes. En muchos contextos se presenta un desajuste entre las competencias de los solicitantes de empleo y las necesidades del mercado laboral. ¿Cómo podemos trabajar para reducir el desequilibrio existente entre las competencias de quienes aspiran obtener un empleo y las demandas del mercado? Sin duda que buena parte de este debate obliga a pensar en nuevos roles y en el aprovechamiento de los ya existentes.

La transformación digital no puede ser vista como una amenaza sino como una oportunidad para tu empresa y para todo el talento. La era digital es defendida por muchos sectores como la posibilidad de lograr avances en numerosas áreas productivas, proceso para el cual es necesario capacitar a los colaboradores.

 

Cómo preparar el talento para la transformación digital en las empresas

Los primeros pasos de la transformación digital apuntaron a determinadas profesiones, obviamente porque la primera etapa involucró al área tecnológica, que puede considerarse como una de las promotoras de los cambios.

Sin embargo, lo que hoy en día parece obvio no siempre lo fue. Recientemente, Bill Gates, relató cómo «en los primeros días de Microsoft, sentía como si estuviera explicando algo completamente ajeno a la gente cuando hablaba del plan de negocios. No entendían cómo una empresa construida completamente alrededor de software podría ser rentable. La idea hoy de que cualquier persona necesitaría saber por qué el software es una inversión legítima parece inimaginable…mucho ha cambiado desde los años 80.» Los paradigmas no son fáciles de romper, pero cuando se logra los resultados son altamente beneficiosos para las empresas.

  • La transformación digital no es una moda o un momento sino un proceso, es conveniente que todas las empresas se incorporen a la curva de aprendizaje y para ello es necesario que a todos los niveles de la empresa se promueva la formación digital. Es de utilidad que los colaboradores logren percibir en primer lugar cómo los cambios cotidianos, relacionados directamente con ellos pueden llegar a agilizar todas sus tareas para lo cual deben destinarse recursos para rediseñar la experiencia de los colaboradores.
  • Durante el proceso de tranformación digital es clave la comunicación con los colaboradores precisamente porque todas las decisiones impactarán directamente sobre ellos. La claridad es vital a la hora de explicar los nuevos roles, funciones o cualquier tipo de alteración. Integrar a las personas a las nuevas herramientas así como dar a conocer las ventajas de su implementación. Solo así será posible que cualquier tipo de resistencia sea vencida.
  • Es fundamental incentivar las competencias digitales más avanzadas, incluso la Unesco advierte sobre la necesidad que sean promovidas desde temprana edad,  en las escuelas e institutos de formación por lo que obviamente hace referencia a un proceso continuo de competencias y estándares de tecnología.
  • Aquellas competencias que otrora eran consideradas como opcionales hoy en día son esenciales y proporcionan la posibilidad de obtener mejores remuneraciones. Las organizaciones también deben prever en sus presupuestos lo concerniente a la capacitación permanente del personal para formar a los nuevos colaboradores en torno al flujo del trabajo digital. Esto traerá consigo la irrupción de nuevos roles orientados a aspectos digitales.

 

Cuáles profesiones pueden ser digitalizables

¿Cuál es el grado de digitalización de tu empresa? Esta pregunta es imprescindible ya que los puestos de trabajo tal y como son concebidos actualmente cambiarán en 90 % de los casos de acuerdo a investigadores de la universidad de Oxford. Es decir, la forma en que son abordadas diversas profesiones será diferente gracias al uso de herramientas tecnológicas que incrementarán la productividad.

Países como España que han realizado importantes esfuerzos por la transformación digital, demuestran que aún hay mucho que hacer en cuanto a la preparación de los profesionales en torno a este tema,  de acuerdo al informe de ISDI:

  • Los profesionales que denotan mayor interés en torno a la digitalización se ubican entre 32 y 44 años, mientras que los menos interesados son mayores de 45.
  • Las iniciativas de formación en torno a la transformación digital se producen mayoritariamente desde el punto de vista individual y no empresarial.
  • Las áreas con mayor inclinación por la formación digital son Comunicación y Marketing  con 45,4 %, mientras que -contradictoriamente- la que menos importancia le otorga es Recursos Humanos (2.8 % ) y Tecnología (1.4 %).

 

Al hablar de  profesiones que son objeto de digitalización debemos referirnos primero a las cualidades que deben estar presentes para que este proceso se lleve a cabo. Una de ellas es la capacidad de adaptación a los cambios, seguido por la superación personal, resolución de conflictos, creatividad y visión a largo plazo, además de las habilidades comunicativas, con lo cual se suman a las competencias esenciales las denominadas habilidades blandas o transversales.

Una de las consecuencias de la transformación digital en las empresas será la especialización como forma de lograr una diferenciación ante las crecientes exigencias.

  • Recursos Humanos es, para muchos, la principal área que debe invocar el proceso de transformación digital. Debe tener la capacidad de adaptarse a los cambios y estar un paso al frente en cuanto a las necesidades del mercado. Las tareas repetitivas relacionadas con la captación de talento pasan a ser sustituidas por procesos digitalizados que ofrecen información concreta en tiempo real.
  • El área Financiera, ha visto en la transformación digital un gran aliado que les ha obligado a replantear la forma en que llevan a cabo sus flujos de trabajo. Herramientas de software permiten que los profesionales de esta área puedan optimizar toda su actividad hasta el punto en que el modelo de negocio podría cambiar radicalmente, dejando a un lado el simple control de gastos y contabilidad. Accenture anticipó que el 80 % de los servicios financieros sería efectuado por equipos totalmente multidisciplinarios.
  • Los profesionales de marketing, ventas y atención al cliente también puede crear procesos de automatización y vinculación a través de una visión global de todas las operaciones. La movilidad que trae consigo la digitalización también permite que las respuestas sean dadas de forma más expedita. En el caso concreto del marketing, los perfiles laborales se orientan hacia procesos integrales que incluyen el Inbound Marketing y el Traffic Management con lo cual el negocio tradicional será llevado al mundo digital.

 

Se trata entonces, de modificar las estructuras existentes en las empresas, formar a los colaboradores en competencias digitales que se adapten a los nuevos perfiles profesionales y prestar atención a habilidades que antes podían pasar desapercibidas como la adaptación, creatividad y comunicación.

 

El blog Business at Speed es una referencia obligatoria para aquellos gestores que quieren mantenerse actualizados en temas de competitividad y excelencia empresarial.

 

Ve también…