Teletrabajo: 6 formas de mantener la productividad

Conoce buenas prácticas y formas innovadoras para hacer que el teletrabajo sea productivo para mantenerte enfocado cuando estás en home office.

El teletrabajo puede ser un desafío para tu productividad. Reunimos en este artículo las mejores formas para mantenerte enfocado cuando estás en home office.

Perder menos tiempo en el tráfico, tener más tiempo para la familia, gastar menos dinero o comer mejor. Estos son de los aspectos más mencionados en el Remote Work Report 2020, cuando les preguntan a los trabajadores por qué les gusta trabajar en casa.

Escribimos este artículo en un momento en el que el mundo está en estado de alerta. El surto de COVID-19, el coronavirus, ha tomado proporciones mayores de las que podíamos prever a principios de este año.

Este es un artículo para compartir buenas prácticas y formas innovadoras de hacer el teletrabajo productivo y centrado – que hoy te traemos.

Cool, but pro.

Estar trabajando desde casa significa, normalmente, más comodidad. Para quien es adicto a este modelo de trabajo, esto es un fator positivo: te permite crear tu propio ambiente de trabajo y aprovechar mejor el tiempo.

No tienes que despertarte contando con tiempo para llegar al trabajo, no coges tráfico por la mañana, ni necesitas vestirte con tu mejor traje. No obstante, más comodidad no puede significar la pérdida de profesionalismo y empeño.

Mantén una rutina: define una hora para despertarte, dúchate y vístete. Elige una habitación de tu casa para trabajar y no comas mientras trabajas.

Define un horario de trabajo – y haz una lista de tus tareas.

Para los más creativos, el horario es un punto fundamental. Hay quien sea muy productivo en el horario de las 9h a las 18h, y quien tenga picos de creatividad a partir de las 22h. La gestión flexible del horario es uno de los beneficios del teletrabajo – pero esto debe estar siempre articulado con tus líderes de equipo.

Empieza haciendo una lista de tus tareas y pon prioridades. Y articula esa lista con tu líder directo, para garantizar que está de acuerdo con las expectativas. Y no tengas miedo de hacer esto un hábito diario. Solo aumentará la productividad del equipo.

Garantízate que estás siempre conectado.

Estando en la oficina, sabemos que, si nos necesitan, vienen o nos convocan para reuniones. Estando en casa, esa articulación también debe ser posible – y, si no respondes, te arriesgas a que piensen que no estás trabajando.

Conociendo bien tus tareas, hasta puedes conseguir terminar el trabajo antes. Si bien, gestionar tu horario de trabajo no puede imposibilitar el trabajo del equipo. Mantente disponible y conectado en el horario de trabajo que has decidido seguir, disponible para responder a algunas preguntas que surjan.

Acuérdate que perteneces a un equipo.

Hasta estando en casa, debes estar atento a las redes de comunicación interna o plataformas de trabajo adoptadas, para saber lo que pasa en el equipo y en la empresa. Nadie te va a dar un descanso porque estés lejos: esperan que estés al tanto de todo.

Sabiendo que vas a estar en teletrabajo, facilita la articulación contigo: publica tu agenda en la herramienta de trabajo que uséis, e incluye, además de las tareas, el tiempo que tengas disponible para reunirte o en qué horario vas a consultar tu email. Facilita la articulación de los otros contigo. Estás trabajando solo en casa, pero perteneces a un equipo. Mantente cercano a él.

Aprovecha los tiempos muertos. Y no tengas miedo de hacer una pausa controlada.

Una parte fantástica de estar en casa es que van a existir menos interrupciones por parte del equipo, menos tiempo perdido en los pasillos o hasta en la hora de la comida. Además, entre reuniones o mientras esperas un email, puedes y debes optimizar tu trabajo y tu tiempo. ¿Sabes todas las tareas que tienes atrasadas? Este es un momento fantástico para ponerlas al día.

Por otro lado, estás en casa. Si tienes que hacer una pausa de 10 minutos, por tener un block de creatividad, puedes ir a recoger el lavavajillas – siempre que te mantengas atento al reloj y al teléfono móvil – pon una alarma para no despistarte en el tiempo. Trabajar en remote work te va a mostrar cómo es posible aprovechar el tiempo. No tengas miedo de usarlo lo mejor posible.

Una buena sugerencia que hemos encontrado en nuestra búsqueda: ¿por qué no colocar una deskcycle debajo de tu escritorio, y hacer ejercicio mientras respondes a los emails?

Ve más allá.

Si sigues todas estas sugerencias, vas a tener tiempo de sobra. El tiempo que no pierdes en el tráfico en ir y venir del trabajo, puedes usarlo para desarrollarte personal y profesionalmente. Leer un libro o asistir a un webinar, ver una ted talk o aprender un nuevo idioma.

Al organizarte, hasta puedes conseguir encontrar tiempo muerto en tu horario donde puedas aprender nuevas skills, que te van a permitir ir más lejos. Y siempre que tengas dudas, no tengas miedo de ver consejos de otros remote workers.

La mejor parte del teletrabajo es permitir la personalización. De horarios, de tu work place o hasta de tu calzado. Ya se han divulgado diversos estudios, que indican que los trabajadores consiguen aumentar su productividad hasta un 13% cuando hacen remote work.

El blog Business at Speed es una referencia obligatoria para aquellos gestores que quieren mantenerse actualizados en temas de competitividad y excelencia empresarial.