¿Qué impacto tendrá la entrada en vigor de la Ley de Copyright en Internet en Europa?

El 12 de septiembre de 2018 podría marcar un hito no solo para la Unión Europea sino para el mundo entero al representar una nueva etapa en cuanto a los derechos de autor en las plataformas digitales. Una forma diferente de abordar Internet, publicar y filtrar contenido con impacto en los negocios,  podría tocar la puerta de empresas y usuarios con la definitiva aprobación de la Ley de Copyright en internet.

Aunque no se trata de una versión definitiva, la reciente aprobación de la Directiva del Parlamento Europeo y del Consejo sobre los derechos del autor en el mercado único digital, también conocida como Ley de Copyright, ha traído consigo un intenso proceso de negociación entre la Comisión Europea y los miembros comunitarios que promete intensificarse en enero del año 2019, fecha en la que será nuevamente sometida a votación.

 

Pero, ¿qué es lo que está realmente en juego con la Ley de Copyright en Internet?

La Ley de Derechos de Autor está vigente en Europa desde el año 2001, cinco años después de la aparición de Google. Para aquel entonces no existía Youtube, plataforma creada solo en el año 2005 y que hoy en día recibe la visita de 1.9 mil millones de usuarios al mes que reproducen contenidos por más de mil millones de horas diarias de acuerdo a estadísticas ofrecidas por la red social.

En el año 2017, el acceso a internet por parte de los de los usuarios de la Unión Europea fue de 84 %. De este total, el 54 % interactúa a través de las redes sociales de acuerdo a datos de Eurostat. No solo se trata de un acceso con fines meramente recreativos sino también con propósitos comerciales o de negocios y de esto están muy conscientes las empresas que utilizan la web como estrategia para difundir productos y contenidos estratégicos. (Solo en España el 81 % de la población acostumbra a «seguir» marcas a través de las redes sociales).

La primera versión de la ley fue presentada en el mes de julio sin lograr el quorum necesario, mayoría que sí fue obtenida en septiembre de este año. El presidente de la Comisión Europea y uno de los principales impulsores de esta Directiva,  Jean-Claude Juncker, argumenta que se pretende «proteger a editores, periodistas y otros dueños de derechos de autor» que ven expuesto su trabajo en Internet sin recibir «un pago justo».

Visto de esta forma, la Ley de Copyright podría entonces fungir como reinvindicadora de todos aquellos que legítimamente tienen derecho a recibir una compensación por su esfuerzo intelectual. Los derechos de autor en el ciberespacio parecieran estar diluidos por la posibilidad que tienen todos los usuarios de publicar y hacer uso del contenido sin ninguna restricción aparente. Existe la falsa creencia que si está en Internet, puede usarse.

Sin embargo,  la Directiva ha recibido fuertes críticas por parte de numerosas asociaciones,  organizaciones  y comunidades de usuarios que la califican como  «violatoria de la libertad de expresión» por sus altas dosis de lo que califican como «censura previa» en especial debido a dos polémicos artículos.

 

  • Artículo 11 – Protección de las publicaciones de prensa en lo relativo a los usos digitales

Pretende regular la forma en la que son compartidos los derechos de autor. En consecuencia, los medios de comunicación cobrarán a los agregadores de noticias (Google News, Menéame, Flipboard, por mencionar solo algunos) por los enlaces que realicen a sus contenidos, proceso también conocido como «indexación».

En España,  Google News ya no está disponible desde el año 2014 cuando  fue aprobado el CANON AEDE -incluido en la Ley de Propiedad Intelectual española – que originó su cierre definitivo a diferencia del resto de Europa.  Sin embargo, recientemente el Tribunal Supremo español neutralizó el CANON AEDE al  declarar «nula la metodología que se emplea para calcular lo que cada página debía pagar por los links que publica».

Contrario a la idea de protección que se tenía en mente, el impacto del CANON AEDE fue estimado por la Asociación Española de Publicaciones Periódicas (AEEPP) en «9 millones de euros menos al año con una disminución en el tráfico de visitas de 11 %».  La industria pareciera haber percibido que la colaboración y negociación representan una relación ganar-ganar para todas las partes.

Aunque no obtuvo los resultados esperados en España, la propuesta ha sido incluida en la Ley de Copyright en Internet en la Unión Europea. De esta forma, el contenido que es desarrollado por muchos medios de comunicación en torno a sectores productivos o empresas, además de noticias,  podría tener una difusión limitada debido a los valores que tendrán  que pagar por incluir sus contenidos en dichos «agregadores». En pocas palabras, el  contenido podría tener menos posibilidades de ser expuesto.

 

  • Artículo 13 – Uso de contenidos protegidos por parte de proveedores de servicios de la sociedad de la información que almacenen y faciliten acceso a grandes cantidades de obras y otras prestaciones cargadas por sus usuarios

Considerado como el más polémico, se refiere a los «algoritmos» que deberán desarrollar empresas como Youtube, Facebook, Twitter o Google, por ejemplo, para detectar y eliminar en tiempo real aquellos contenidos que sean «subidos» y estén protegidos por derechos de autor.

En el caso de Youtube, cuenta con un sistema denominado «Content ID» que permite que sean «los propietarios de derecho de autor quienes identifiquen los videos que incluyan contenido de su propiedad», todo esto de acuerdo a criterios definidos previamente por la plataforma. Queda en manos del propietario el reclamar su legítimo derecho. Con la nueva Directiva está del lado de Youtube el desarrollo de nuevos mecanismos que permitan discernir si el contenido es original e impedir que sea agregado a la plataforma.

 

¿Cambiará la forma como nos relacionamos con Internet y las redes sociales?

La Ley de Copyright en Internet podría influir en empresas que utilizan plataformas como Youtube para compartir y dar a conocer información sobre su organización así como sus productos y que tendrán que pasar por nuevos filtros para que su contenido sea expuesto.

En otros escenarios, la habitual publicación en redes sociales por parte de usuarios y empresas que ya forma parte de la planificación mensual de distintos departamentos, también podría tener que se replanteada.

Los usuarios no recibirán sanciones económicas, pero no verán su material publicado si este no cumple los criterios.  Un ejemplo práctico de esta situación es el infaltable selfie durante un juego de fútbol. Podría no ser autorizada su publicación al no tener derechos para la divulgación del encuentro deportivo.

Los canales dedicados a los influencers denominados «youtubers» también tendrán que estar atentos a los videos que intentan publicar y que representan ganancias tanto para ellos como para Youtube gracias a la monetización (en 50 % interanual aumentó el número de canales de Youtube con ingresos superiores a los 100 mil dólares por año).

De darse luz verde a la Ley de Copyright en Internet, las grandes plataformas tendrán que negociar los contenidos, desarrollar y optimizar los algoritmos para proteger los derechos de autor.

Definitivamente, implica un cambio en la forma en la que normalmente interactuamos con Internet y hacemos uso de todas las plataformas digitales. Las empresas también deben estar atentas para establecer parámetros que se adapten a los criterios de publicación de sus contenidos y ajustar todo el material original que publican y el de terceros que comparten,  para no caer en sanciones. Adicionalmente, deberán nuevas estrategias para llegar a sus públicos sin perder calidad.

 

El blog Business at Speed es una referencia obligatoria para aquellos gestores que quieren mantenerse actualizados en temas de competitividad y excelencia empresarial

Ve también…