Seis errores que no debes cometer si quieres ser un gestor moderno

Todos los gestores persiguen un mismo objetivo, alcanzar la mayor rentabilidad al menor coste posible. Pareciera una fórmula sencilla, pero no lo es. El gran desafío es contar con una gestión moderna, de inclusión de los colaboradores internos, que fomente el cambio sin miedos. No se trata de una persona, sino de una actitud. Promover este pensamiento dentro de la empresa es la clave del éxito.

Errores que no permiten que seas un gestor moderno

Error 1. Fomentar el trabajo invidual y no la cooperación

La gestión moderna apunta siempre hacia el espíritu de trabajo en equipo. Pensar que las personas trabajan mejor individualmente es obviar que la inspiración que proviene del intercambio de ideas será siempre la mejor forma de obtener un alto desempeño en la empresa.

En el mes de febrero, la revista Forbes España eligió como mejor CEO del año 2017 a Florentino Pérez, quien además de ocupar la presidencia ejecutiva del grupo ACS, considerada como una de las empresas de infraestructura más grandes del mundo, es también el presidente del no menos conocido equipo de fútbol, Real Madrid.  Pérez ha resaltado que siempre ha tenido clara la importancia del trabajo en equipo así como la motivación. Incluso, al referirse a los merengues, el alto directivo ha declarado que cuentan con todos los elementos propios de la gestión moderna, que incluye la transformación digital.

La producción en el trabajo bajo la óptica de la visión de equipo  superará aquella que se alcance individualmente.  Este alto rendimiento se proyecta en todo, reuniones de calidad, tiempo empleado en la ejecución de las tareas, etc.

El gestor moderno debe promover un clima laboral de empatía a través de un acercamiento entre todos los colaboradores.

 

Error 2. Desaprovechar las oportunidades que ofrece la tecnología

Pensar que podemos sobrevivir sin hacer uso de la tecnología es pretender cerrar los ojos ante una realidad avasallante. Es una ventaja competitiva aprovechar todos los medios relacionados con el área financiera, recursos humanos, por nombrar solo algunos. Es esa la clave del gestor moderno, echar mano de todo lo que pueda ser compatible con su empresa, sin temores.

La agenda del gestor moderno es destinada a otro tipo de actividades más estratégicas que operativas. No es necesario estar todo el día presente para que la emprese camine ya que el conjunto es monitoreado de forma frecuente y efectiva.

Se trata de beneficiarse de aquello que pueda funcionar para el negocio. Invertir en tecnología es una forma de apostar a la innovación permanente para comenzar a crecer o para seguir evolucionando. Si quiere  ser obsoleto, no preste atención a las bondades de la tecnología.

Un estudio llevado adelante por Vodafone identificó la digitalización como parte de las principales prioridades de las empresas en España. Aunque la investigación admite  que en número son pocas las grandes empresas en comparación con el universo existente, son ellas las que empujan el negocio de las PYMES.

Como dato adicional advierte que el denominador común en cuanto al beneficio que les aporta la digitalización es obtener más información que facilite la toma de decisiones. Los sectores productivos más inclinados a la digitalización en España son el comercio mayorista, transporte, logística y servicios.

El informe Global Operations Study 2018 señala que el 68% de las compañías industriales españolas están en un estadio de digitalización medio o bajo y 32% en un nivel avanzado.

PWC España, 2018

 

Error 3. No prestar atención al reclutamiento

Buscar y retener el mejor talento humano también debe ser el norte del gestor moderno. Los profesionales responsables de captar a los más capacitados tienen que conocer exactamente cuál es el perfil requerido para determinada posición dentro de la empresa.

En el proceso de reclutamiento no solo puede estar involucrado el responsable de recursos humanos. Es  un punto tan vital para el desempeño general de muchos procesos que debe involucrar a los especialistas relacionados con las funciones a desempeñar, quienes son los que realmente tienen la posibilidad de establecer con claridad las tareas que deberá desarrollar.

Luego, la siguiente fase también debe ser valorada por el gestor exitoso ya que muchas veces se olvida a ese nuevo talento que ingresó y no se le acompaña en su proceso de adaptación y crecimiento, así como no se invierte suficiente tiempo en valorar el desempeño profesional.

 

Error 4. Ver en los cambios del entorno amenazas en lugar de oportunidades

Los mejores gestores son aquellos que son capaces de transformar amenazas en oportunidades. Ven los cambios como la posibilidad de crecer y hacerse más competitivos. Las nuevas legislaciones o normativas son la mejor oportunidad para replantearse paradigmas y formas de hacer las cosas.

La entrada en vigencia del Reglamento General de Protección de Datos también abre una posibilidad para las empresas de ver la forma en que tratan los datos de los clientes y ser más competitivos. Los usuarios aspiran que la información personal que manejan las empresas no sea vista como una mercancía o un puente para obtener un lucro.

Error 5. Permanecer quieto a la espera que los cambios toquen a la puerta

El gestor moderno posee una visión estratégica de los cambios. Aquello que puede ser visto por algunos como una etapa compleja, otros se adelantan y la adaptan a su propia realidad. La misión del gestor moderno debe ser inculcar en la empresa el valor de moverse en dirección a la transformación y no de permanecer de forma pasiva.

Es necesario que la organización identifique la fórmula para ver con ojos de complacencia la posibilidad de estar en constante evolución. Todo un reto si nos detenemos a pensar que lo novedoso puede ser visto como una amenaza para la estabilidad de los procesos. El gestor moderno tiene la capacidad de introducir cambios y medir los riesgos, sin que la experiencia sea traumática para los distintos liderazgos dentro de la empresa.

 

Error 6. Descuidar los puntos de encuentro con clientes, proveedores y partners

No solo se trata de concretar una venta sino de hacer que la experiencia de contacto con clientes, proveedores y partners sea la mejor en todo momento. Esto incluye páginas web, redes sociales, llamadas telefónicas.

El gestor moderno debe ser consciente de esta realidad y aplicar todas las medidas necesarias para que los colaboradores internos también sean sensibles a este concepto. La respuesta debe ser adecuada y siempre a tiempo en cuanto a las interacciones. Si se abandona alguno de los puntos de contacto se corre el riesgo de ser juzgados por nuestro desempeño más bajo. Es una cultura de servicio que no solo debe estar plasmada en manuales sino puesta en práctica las 24 horas del día y durante 365 días del año.

Constantemente, los clientes procuran nuevas formas para comunicarse con las empresas para lo cual emplea todos los dispositivos que tenga a su alcance. Por tal motivo, cuando encuentran una nueva forma de contacto las empresas ya deben estar presentes para entablar una conversación.

 

El blog Business at Speed es una referencia obligatoria para aquellos gestores que quieren mantenerse actualizados en temas de competitividad y excelencia empresarial.

Ve también…